lunes, 3 de diciembre de 2012

CONSEGUIR EL ÉXITO O ALIMENTAR LA AUTOESTIMA

En esta ocasión, quisiera rescatar una entrada de escuela20 en la que habla de una serie de hábitos que toda persona adolescente (e incluso de cualquier edad) debería llevar a cabo para logar el "éxito". Lógicamente, la palabra "éxito" necesito entrecomillarla por varias razones, aunque en este caso realmente es porque no me gustaría equipararla a la competitividad social, es decir, considerando que una persona es exitosa por contraposición al fracaso de los demás.
Pienso que el éxito no se produce por comparación con, sino por sentido de autovalía personal. Y esa puede ser precisamente la acepción de la que más pueden necesitar (y de la que más se pueden beneficiar) adolescentes con altas capacidades: una buena dosis de autoconfianza y sentimientos de autovalía.... para alimentar el "ser", no necesariamente el "ego".

En el título se halla el enlace al post original. Deseo respetar cada palabra expuesta en esta traducción de un artículo en inglés (http://www.education.com/magazine/article/Ed_7_Habits_Successful/), aunque sí quisiera realizar algún comentario al respecto de algunos puntos....



LOS 7 HÁBITOS DE L@S ADOLESCENTES EXITOS@S


En la adolescencia la vida es una selva: Sean Covey en su libro The 7 Habits of Highly Effective Teens (Los 7 hábitos de los adolescentes altamente efectivos) da trucos para lidiar con la presión de grupo, la motivación, el éxito o la falta de éste y otros temas difíciles y decisiones importantes.




1. Se proactivo/a
Así descubrirás los hábitos de otros/as, tomarás el control y la responsabilidad sobre tu vida: eres el único o la única responsable de tu conducta, de tu felicidad y de tus actos. No culpes a los demás.
 En mi opinión, sí que es cierto que necesitamos una toma de consciencia de responsabilidad sobre nuestros actos, nuestra vida cotidiana en definitiva, aunque también hemos de recordar que si nos manejamos a diario entre micro-grupos sociales, no podemos buscar una responsabilidad absoluta sobre lo que nos acontece. Por ejemplo, aprobar o suspender un examen no va a depender solamente del esfuerzo de cada alumn@ (aunque probablemente sí en un alto porcentaje)... si un profesor decide quitar puntos por mala letra, faltas de ortografía, o porque considere que no se esfuerza lo suficiente en clase, la nota de dicho examen puede ser variable.
Pienso por tanto que se trataría más bien de enfocar una correcta gestión del locus de control en función de las situaciones vividas, recordando que el concepto de "culpa" difiere en cuestión de grado con respecto al de "responsabilidad".

2. Comienza con la meta en mente
Si no tienes claro dónde quiéres acabar vas a perder el tiempo y titubear constantemente; las opiniones de los demás no deben influirte demasiado: fija objetivos, fija metas y toma las decisiones de acuerdo a esto.

3. Lo primero es lo primero
Prioriza y quédate con lo importante: así administrarás tu tiempo y te quedarás con lo importante, superando tus miedo y siendo fuerte en los momentos difíciles. Vive según lo que más importa
 Se trataría por tanto de establecer un abanico de prioridades, no centrarse de manera necesaria exclusivamente en una.

4. Piensa en ganar
Aprende a creer en tí mismo/a y en tu éxito en todas las relaciones: si hay una discusión es más fácil llegar a una solución beneficiosa para ambas partes y aprenderás, también, a celebrar los logros ajenos en vez de sentirte amenazado/a.
 ...aunque bajo la consideración de que se pueden (y me atrevería a decir que se deben) cometer errores.

5. Para ser comprendido/a, primero debes comprender
La gente no escucha muy bien... Es muy frustrante no sentirse comprendido/a; si tú escuchas a los/as demás, serás escuchado/a cuando lo necesites. ¡Escucha activa, se llama! 
 Practicar la escucha activa es primordial. Y especialmente cuando partimos de la consideración de que se necesita una reciprocidad en la misma: tan importante es escuchar como sentirse escuchad@.

6. Sinergia
Cuando dos personas trabajan juntas y crean algo mucho mejor que lo que cualquiera podría crear individualmente, se llama sinergia. No es el "a mi manera", sino una forma superior que, además, te ayuda a valorar la diferencia y apreciar las capacidades de quién te rodea
La sinergia se consigue cuando dos o más personas trabajan juntas para crear algo mejor que cualquiera podría por sí solo. A través de este hábito, los adolescentes aprenden que no tiene por qué ser "el camino" o "a mi manera", sino una mejor manera, una forma superior. Synergy permite a los jóvenes a valorar las diferencias y apreciar mejor los demás.
 Una buena descripción gráfica al respecto podría ser la siguiente:


7. Recupérate
No estés demasiado ocupado: es importante que tengas el tiempo libre suficiente para recuperarte y mantener tu "yo" fuerte, lidiando mejor con la vida

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Se ha producido un error en este gadget.