miércoles, 26 de febrero de 2014

EN LA SENDA DE LA CONCIENCIA


En mi caso, no diagnosticado, sigo sin reconocerme como AACC, aunque amigos y conocidos no han dejado de señalarme con el dedo. No es mi voluntad tener un diagnóstico, mientras no haga falta, sí es mi intención llegar algún día a conocerme, sobre todo por tener personitas a quien mucho quiero, diagnosticadas. Si con esto podemos hacer la vida un poco mas fácil a las AACC, bienvenida sea esta iniciativa.

El rasgo que ahora mismo recuerdo, es el poder leer fácilmente las emociones de los demás, la capacidad de empatía y comunicación es sorprendente en una AACC. No es fácil vivir con un don así, nadie puede entender que se pueda sentir el dolor y la alegría ajenos como nuestros, y por esto sigo pensando que uno de los pilares de la educación para las AACC es una educación en valores y en gestión emocional, por que cuando tienes la capacidad de comprender y entender lo que otras personas sienten y piensan, es una información que hay que estar educados para poder hacer algo positivo y constructivo con ello.

También entiendo que es muy difícil inculcar valores cuando el educando está en entornos donde por desgracia no se respeta su diferencia, y en ocasiones se sienten humillados e incomprendidos. ¿Cómo hacer para que esto no suceda?..... de la misma forma que hay que hacer que no suceda simplemente para nadie, aprendiendo a respetar.

Esta clase de empatía es muy dura para alguien que ha nacido en entornos difíciles. La expectativas que se forjan sobre una AACC que sea realmente empática son fuente de conflictos, cada fallo o error cometido por una AACC que se viva como un fracaso será leída y sentida como tal, de aquí la tendencia a la frustración tras leer en los rostros de los educadores esos pensamientos.

Animo realmente a que les dejemos escoger su camino, escoger sus metas, y que estas sean realmente elegidas y no impuestas. Si no hay disfrute no hay avance. Con presión solo se consigue estancamientos. La tensión habrá de ser elegida, nunca impuesta.

Es esta hipersensibilidad la que nos hace un día estar plenos de energía y otros días apagados, no es algo que podamos controlar, es algo que tenemos que aprender a identificar y gestionar, enseñarles a cuidar de ellos mismos, a reconocer cuando y por que les pasa esto, le ayudara a tomar decisiones mas conscientes en todos los ámbitos de su vida, personal, laboral y social, es lo que considero realmente importante. El éxito de una AACC estará aquí, en su inteligencia emocional.

Todo es conciencia. No hay ninguna traba en una AACC que no se pueda superar desde la comprensión. Para comprender seamos valientes y atrevámonos a mirar, mirar hacia dentro, para aprender a gestionarnos y a sacarnos el partido que deseemos, y mirar hacia fuera para entender las limitaciones que tienen los demás en que nos acepten, sus miedos son eso, miedos, nuestra tarea será aprender el modo en que tenemos que lidiar con esos miedos, y aceptar la realidad tal cual es, antes de pretender influir en cualquier cambio.

Os animo a soltar frustraciones, a elegir el camino, y a disfrutar de él.

Ana Celada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Se ha producido un error en este gadget.