lunes, 31 de marzo de 2014

CUANDO LAS REGLAS TE LIMITAN Y LA RELACIÓN ESTÁ DESAJUSTADA

La inteligencia siempre está presente, es algo que ni se cura, ni se pierde, como mucho, ¡se estropea si no la mimas un poco!
Lo que más me atrae de la inteligencia es que no se sabe inteligencia, me explico, al ser algo que llevas puesto, ni te pesa, ni te estorba, ni te enteras. Hasta que por circunstancias te tienes que relacionar con alguien que no la tiene, y aun así tú sigues sin enterarte que la tienes, no entiendes por qué el otro no es como tú. Ahí vienen los vacíos y los desencuentros, las ausencias, las incomprensiones, las admiraciones, las faltas de respeto o las muestras excesivas de amor….”quiero lo que tú tienes”…. en definitiva, el desajuste de la relación.
Y empieza lo absurdo de la situación. El inteligente se desvive por aquel que no la tiene….. “Ven a conocer la luz”….en su inconsciencia piensa.
Aceptemos que todas las personas tienen su ritmo, su propio ritmo. No sé cuál es la fórmula idónea, si ayudar, no ayudar, ocultarse, no ocultarse, tirarse a la piscina o no tirarse. Vivimos en sociedad, es cierto, convivimos con mucha gente, unos nos entienden, otros no. Y de eso se trata, que a veces somos entendidos y otras veces no lo somos, con lo cual, me inclino por no entrar en dramatismos ni en generalizaciones y simplemente enfocarnos en los resultados. ¿Qué quieres hacer con tu vida?, ¿Qué deseas conseguir que te haga feliz?, ¿Qué buscas en esa relación que estas manteniendo?.
Cuestionarnos a nosotros mismos es lo más inteligente que podemos hacer, revisarnos a nosotros, enfocarnos y pasar a la acción. Igual descubres que con esas personas con las que ahora estas resentido porque no te entendieron, simplemente, sucedía que tú no eras feliz con ellos, lo has intentado, y no sucedió. No hubo química. Pues pasa página y a seguir escribiendo, a seguir escribiendo tu propia vida.
Es una lección que cuanto antes la aprendamos, y antes la enseñemos a quienes están a nuestro cargo, menos frustraciones sufriremos.
¿Por qué sentirse mal cuando un niño AACC no lo ves jugando con los demás niños?. Y nuevamente lo absurdo se hace presente, sufrimos por verle así, cuando igual él es realmente lo que quiere. ¿Cuántos de vosotros en esa situación le habéis preguntado cómo te sientes?, ¿Cómo te hace sentir ser apartado del resto?, ¿es realmente lo que quieres?, y si obtenemos respuestas negativas, ¿Qué puedes hacer para cambiar la situación?.
Con una conversación así ¿a quién estás realmente ayudando?.... al niño, ya que te estás enfocando en los sentimientos del niño, no en tu propio sentimiento.
Enseñarles a vivir desde ellos mismos, a tomar sus propias decisiones, a dejar estereotipos de una sociedad con la que no comparten valores. Enseñarles a construir sus propias reglas y ser fieles así mismo. Enseñarles a ser y sobre todo, dejarles ser.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.